Concepto de diseño en Ingeniería

El diseño se define como el proceso previo de configuración mental, «prefiguración», en la búsqueda de una solución en cualquier campo. Se aplica habitualmente en el contexto de la industriaingenieríaarquitecturacomunicación y otras disciplinas que requieren creatividad. El diseño involucra variadas dimensiones que van más allá del aspecto, la forma y el color, abarcando también la función de un objeto y su interacción con el usuario. Durante el proceso se debe tener en cuenta además la funcionalidad, la operatividad, la eficiencia y la vida útil del objeto del diseño.

Un diseño es, por tanto, la expresión de una idea que soluciona de forma innovadora un problema concreto y sirve de guía para llevarlo a la práctica, es decir, para construirlo y evaluarlo.

De todas las ramas de la ingeniería, los planos son la expresión más popular de diseño. Con el tiempo han alcanzado un buen nivel de accesibilidad y muchísimas personas sin formación técnica pueden entenderlos sin mayor explicación.

No ocurre lo mismo en todas las ramas de la ingeniería. En mayor o menor grado es posible pasar directamente del análisis a la construcción sin tener un diseño bien especificado.

Probablemente se deba a que el ingeniero es una persona práctica que se apasiona por solucionar un problema en cuanto termina de planteársele. Esta pasión, sin embargo, puede jugar en contra de la eficiencia en el proceso e incluso poner en riesgo todo el proyecto.

El caso más crítico es el de la ingeniería de sistemas informáticos, donde a menudo de hecho apenas se cubre algo del análisis y se pasa directamente a la codificación, que aquí equivale a la construcción.

Un profesor universitario lo resumía de esta forma “their design was the code” o “su diseño era el código”, como tratando de decir que simplemente habían empezado a codificar sin ningún diseño.

Las desventajas de trabajar sin diseño son muchas: falta de una orientación adecuada para el equipo, ya que cada miembro puede tener ideas diferentes sobre lo que se quiere construir; se puede adelantar mucho en la construcción y tener que desecharlo todo por falta de consistencia o porque simplemente se asumió algo que después resulta incorrecto; se le dedica demasiado tiempo a aspectos del problema y se descuida otros de igual o mayor importancia; no hay forma de evaluar si lo que se ha avanzado corresponde en tiempo y esfuerzo a lo que se habría esperado; y un largo etcétera.

Una vez más, hay fallos en la formación universitaria del ingeniero que promueven este vicio. Para empezar muchos profesores alientan a los alumnos a iniciar el trabajo sin exigir que primero se tenga un diseño. Simplemente asumen que no es necesario, que ya habrá otro curso en donde se les enseñe eso o que para el caso particular no aplica.

Los diseños pueden tomar muchas formas: prototipos, maquetas, esbozos en papel, diagramas, dibujos, storyboards (secuencias de dibujos que muestran cómo funcionará el artefacto terminado). En ingeniería de sistemas son muy populares los diagramas UML pero aunque son una excelente herramienta de ninguna forma se pueden considerar suficientes, sobre todo para sistemas interactivos que involucran usuarios. En estos es muy necesario acudir a los bosquejos, prototipos en papel, y otras formas de modelado, para dar oportunidad al usuario final de revisar si lo que espera del sistema es en realidad lo que se está construyendo.

Diseñar implica tomar decisiones. Se escoge una opción y se elimina el resto de posibilidades, para definir el diseño concreto. Estas decisiones implican criterio, compromiso y responsabilidad. Criterio porque no se pueden tomar simplemente por gusto o por conveniencia propia. Compromiso porque la decisión tomada debe acompañar todo el ciclo de ingeniería hasta la evaluación final, estando preparado para recibir cuestionamientos si hace falta. Responsabilidad porque las decisiones tomadas afectarán no solo a la obra construida sino a todos los involucrados, incluyendo a los usuarios finales.

En una conferencia del Dr. Fernando Cajas le escuché decir que más que matemáticas y física – materias tradicionalísimas en las escuelas de ingeniería – lo que había que enseñar era cómo diseñar.

Diseñar en ingeniería es idear un artefacto que resuelve un problema concreto – en oposición a un problema general, que estaría más relacionado con investigación. Enfocarse demasiado en las habilidades numéricas y los problemas abstractos que presentan las matemáticas y la física solo confina a los estudiantes a un ámbito muy restringido del universo de situaciones que enfrentan los ingenieros como profesionales. Lo peor que podría pasar es que ellos creyeran que de eso se trata la ingeniería.

Por supuesto que tiene muchísimo que ver con matemáticas y física, pero definitivamente va mucho más allá.

Concepto de diseño en Ingeniería