El Project Manager con Inteligencia Emocional

Hablemos de la importancia de una correcta gestión de las personas, la comunicación y las emociones en un proyecto.

El 90% del tiempo del gestor de proyectos está enfocado en la gestión de la información y su correcta comunicación.

Pero comunicar es mucho más que hablar o explicar algo. Para una correcta comunicación se necesitan entre otros:

  1. Un alto grado de conocimiento de la lengua.
  2. Un alto grado de conocimiento de aquello sobre lo que se va a comunicar
  3. Excelente capacidad de organización de las ideas y sintetizar el mensaje

Pero además de comunicar como gestores del proyecto debemos relacionarnos con personas y saber gestionar las emociones (las de los demás y las nuestras).

Nos encontraremos con muchas situaciones con resistencia al cambio, diferencias de intereses, conflictos internos, egos, etc

Para ello no bastará con nuestras buenas dotes de comunicación o conocimientos de gestión, sino que entran en juego la gestión de las emociones personales.

Para mi es más importante esto último que todo lo demás.

No puedes ser un buen PM o un buen ScrumMaster si no sabes gestionar emociones.

Esto puede parecer un tanto radical pero es así y lo he podido comprobar a lo largo de mis años de experiencia.

Un proyecto puede acabar «éxitosamente» según la definición de éxito de los manuales (esto es: cumpliendo los objetivos de alcance, tiempo, coste y calidad) pero haber generado un ambiente enrarecido o agravado conflictos existentes o generado de nuevos.

Lo anterior no es un proyecto exitoso, es un desastre, independientemente de lo que digan los manuales de gestión.

Un proyecto bien liderado y gestionado tiene que cumplir con las métricas establecidas pero haciéndolo de manera correcta, gestionando las personas, las emociones y los conflictos de manera adecuada.

Cada vez se dan más situaciones como las siguientes:

  • Líderes técnicos que promocionan a gestores de proyecto sin tener ni idea de gestionar personas (y sin que la empresa les forme adecuadamente para sus nuevas funciones)
  • Oficinas de Gestión de Proyectos que no gestionan nada, son puros departamentos administrativos que actúan más como policias o «controllers» que no como herramienta de apoyo a los proyectos.
  • Supuestos Project Managers sin experiencia previa que por haber hecho un curso de 15 días y superado un examen online, creen que ya pueden gestionar proyectos (y lo peor de todo… empresas que buscan y contratan este tipo de perfiles esperando que les solucionen los problemas)

En definitiva, no sólo nos deberíamos formar para gestionar proyectos, nos deberíamos formar también como personas hábiles emocionalmente con el objetivo de ser capaces de liderar, inspirar, guiar y acompañar a otros y crecer conjuntamente en nuestro día a día.

Aptitudes básicas para adquirir inteligencia emocional.

1.- Conciencia de ti mismo y de tus propias emociones. 
La toma de conciencia y expresión de las propias emociones es la capacidad de reconocer una emoción o sentimiento en el mismo momento en que aparece y constituye la piedra angular de la inteligencia emocional.

Hacernos conscientes de nuestras emociones requiere estar atentos a los estado internos y a nuestras reacciones en sus distintas formas (pensamiento, respuesta fisiológica, conductas manifiestas) relacionándolas con los estímulos que las provocan.

2.- Autorregulación.
Es la capacidad de controlar las emociones, de tranquilizarse a uno mismo, de desembarazarse de la ansiedad, la tristeza y la irritabilidad exageradas.
Controlar las emociones, tranquilizarse a uno mismo, deshacerse del enojo, la tristeza y la ansiedad exageradas, pero a la vez permitirse sentirlas, porque cada una tiene su sentido.

3.- Motivación.
La más importante de todas es automotivarse, cuando surgen momentos difíciles como para poder inhibir los impulsos, tener control de los pensamientos negativos, controlar el nivel de expectativas y la autoestima, estar atento a las reacciones de los demás, y actuar ante éstas de forma socialmente apropiada.

4.- Empatía.
Capacidad  de captar los estados emocionales de los demás y reaccionar de forma apropiada socialmente. 
Percibir los estados emocionales y percibir los elementos no verbales asociados a las emociones.

5.- Habilidades sociales.
Asertividad. Capacidad  de captar los estados emocionales de los demás y reaccionar de forma apropiada socialmente. 
Percibir los estados emocionales y percibir los elementos no verbales asociados a las emociones.

“Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad; las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad”.

Daniel Goleman

El Project Manager con Inteligencia Emocional