¿Sabes lo que es la reingeniería de procesos y cómo podría beneficiarse tu negocio de este método?

Hay ocasiones en las que el problema de una empresa no es algo concreto y tangible, sino algo general y casi abstracto que se extiende a través de las múltiples líneas del flujo de trabajo. En estos casos, es necesario detenerse, separar todas las partes de ese workflow y analizar su funcionamiento por separado y en conjunto. Es el momento de que entre en juego la “reingeniería”.

 

Estamos hablando de un método profundo que afecta a absolutamente todas las áreas de una empresa. Y, por eso mismo, como en muchos otros procesos que implican intercomunicar departamentos que se pueden beneficiar de trabajar de una forma unificada, por lo que ha de estudiarse el proceso más óptimo que permita la colaboración bidireccional y la eliminación de redundancias.

Con esto en tu poder, ya tienes un gran camino ganado en la reingeniería de procesos empresariales. Pero, ojo, porque ahora toca entrar en materia. Y no nos encontramos ante un concepto particularmente sencillo. Más bien todo lo contrario.

Para ofrecer unas ligeras nociones, veamos los siguientes aspectos.

  • Qué es la reingeniería de procesos empresariales
  • Mapa de procesos de una empresa o cómo tener un mapa visual global
  • Cómo hacer un mapa de procesos

Qué es la reingeniería de procesos empresariales

Empecemos por una definición… y construyamos a partir de ahí buscando mayor profundidad conceptual. La cuestión es que la reingeniería es un método que busca el rediseño de los procesos de trabajo dentro de un negocio con un objetivo primordial: mejorar el rendimiento de los costes, la calidad, el servicio y la rapidez.

Esto implica que, al someter a una empresa a un proceso de reingeniería, dejaremos de pensar el esquema organizativo en base a funciones, tareas o divisiones para hacer primar una única cosa: los procesos. Esto se consigue, además, cuando este método obliga a regresar a lo esencial, a la idea de partida, y así cuestionar los principios fundamentales del negocio y la forma en la que este funciona.

Dicho de otra forma: la reingeniería de procesos es un verdadero “reset” en el que olvidar el pasado y abrir paso hacia una nueva forma de funcionar. ¿Y cómo se consigue tal cosa? Normalmente, a través de los mapas de procesos.

Reingeniería de procesos de negocio (BPR): definición, pasos, ejemplos -  Manuales.com

Mapa de procesos de una empresa o cómo tener un mapa visual global

Igual que en el apartado anterior, lo más sensato es empezar por la definición: un mapa de procesos es un diagrama o conjunto de diagramas de flujo en el que aparecen todos los procesos que afectan a materias e información dentro de una empresa. De esta forma, el gráfico debe mostrar todas las tareas que estén asociadas a un proceso en concreto, mostrar las decisiones necesarias en cada punto de la cadena de producción y señalar las relaciones básicas entre los diferentes estados del flujo.

El objetivo es, al fin y al cabo, conseguir una representación visual de todos los pasos y decisiones implicados dentro de un mismo flujo empresarial. Esto será de gran ayuda a la hora de organizar los procesos y permitir que la información sea accesible para todo aquel que la necesite dentro de la empresa.

Mapa de procesos según ISO 9001:2015 | Mapas, Desarrollo organizacional,  Proceso

Cómo hacer un mapa de procesos

¿Todo esto te suena genial pero quieres saber cómo hacer un mapa con el que afrontar la reingeniería de procesos de tu negocio?

Lo primero que hemos de saber es que no podemos enfrentarnos a un trabajo de reingeniería sin conocer determinadas técnicas o metodologías, por lo que deberemos de contar con un consultor experto en este tipo de estudios.

Un consultor experto inplicará a toda la empresa para proceder con un estudio inicial que persigue los siguientes seis pasos…

  1. Identificar el problema. ¿Qué es lo que no funciona y debe mejorarse en un proceso en concreto? Localizarlo y aislarlo es el primer paso. Todo parte de aquí.
  2. Hacer un “brainstroming”. Una buena tormenta de ideas es el mejor punto de partida para abordar cualquier tipo de problemática, y este caso no iba a ser diferente.
  3. Marcar los límites. ¿Dónde empezará y acabará el análisis del flujo? Hay que tenerlo muy claro, porque si no es así, se puede acabar eternizando la aplicación de este método. No obstante, la dificultad radica en identificar dichos límites, para no dejar mejoras importantes fuera del ámbito de estudio.
  4. Definir los pasos a seguir y ordenarlos de la forma más simple y efectiva.
  5. Usar símbolos que sean claros visualmente. A este respecto, el consultor posee herramientas de definición y diseño de flujogramas que harán que los flujos sean entendibles, así como identificables todos sus pasos.
  6. Finalizar el mapa. El consultor redefinirá y revisará el diagrama de flujo con la dirección de la empresa para comprobar que todo está incluido de forma correcta.

REINGENIERIA DE PROCESOS | Gestión del Talento Humano

Con este “macromapa” en la mano (lo que implicará a menudo una relación de todos los diferentes mapas de cada uno de los flujos de la empresa en la mano), aplicará una buena reingeniería de procesos en tu negocio para lo cual, realizará un seguimiento minucioso de la implantación de los nuevos procesos para asegurar que se integran en la nueva forma de trabajo de la empresa.

 

De esta forma, una labor que sin conocimientos de reingeniería podría ser toda una odisea, de la mano de un consultor experto resultará un trabajo más llevadero y liviano.

Abrir chat